14 feb. 2011

El amor


En una fecha tan señalada como la de hoy, es el momento perfecto para hablar de lo que es el amor, desde el punto de vista de esta mente lúgubre y oscura. El amor es el más puro y potente de los sentimientos, capaz de alterar ritmos cardíacos, capaz de trastocar los planes de las mentes más racionales, capaz de condicionar las acciones de los seres más despiadados. Para mí personalmente, el amor es algo que escapa de cualquier entendimiento, el único ámbito donde se puede perder sin cometer un solo error, donde se puede ser perfecto y caer una y otra vez, llegando a minar la moral y la esperanza del más osado y el más luchador. Sólo por este hecho ya merece el mayor de los respetos, nunca se sabe qué esperar, sin embargo en el momento adecuado se debe saber actuar, o todo estará perdido. Dicen que un corazón sólo se rompe una vez, desde ese momento cualquier daño sólo traerá rasguños, ojalá me hubiese dado cuenta de ello antes, antes de que mi mente decidiera encerrarlo en una jaula para que no sufriera más daños, al igual que una madre inexperta prohibiría a su hijo ir al parque porque se ha caído del columpio y no quiere que se haga daño. Una mala decisión que a la larga se hizo insostenible, ahora ese corazón es libre, libre para poder sentir, libre para poder querer, sin embargo, y dada la ya amplia experiencia adquirida, se ha dado cuenta de que no le conviene ser libre para actuar. Ese órgano vital, que poéticamente alberga nuestros sentimientos, está hecho para eso, para sentir; para decidir y actuar ya está la cabeza, de lo contrario sería como si intentásemos agarrar un vaso con la lengua, la lengua está para saborear, la mano está para agarrar, intentar agarrar un vaso con la lengua sería una tarea sencillamente inútil.
Ya dije anteriormente que una espina clavada para mi persona es el no poder separar cabeza y corazón, cuando mi corazón siente, adquiere una fuerza demasiado grande para mi parecer, capaz de descolocarme y hacerme perder el norte. Tal vez esto ocurre porque no siente muy a menudo, o vaya usted a saber, pero no se trata de enfrentar mente y corazón, simplemente se trata de que puedan actuar en armonía, sin entrar uno en terreno del otro.
Mucha gente teme al amor, afortunadamente no es mi caso, ya que llega un momento en que uno se acostumbra a su suerte, vive con ello y ya no tiene efecto ninguno sobre la persona, ni siquiera cambia su visión de las cosas, ni para bien ni para mal ¿Pero por qué existe el miedo a enamorarse? Puede ser por lo que he comentado anteriormente sobre la potencia de este sentimiento y el efecto que tiene en las personas que lo viven, pero normalmente suele ser por miedo a sufrir por ello, miedo a depender de los sentimientos de la otra persona, miedo a que tal vez aunque esos sentimientos sean correspondidos, las circunstancias sean lo suficientemente desfavorables como para que sea terriblemente complicado de llevar. Todo esto lo he vivido, y como yo mucha gente, son cosas que pasan y no se pueden controlar, no debemos temer algo que tiene el potencial de hacernos felices (o de hundirnos en la miseria), a veces se gana y otras se pierde, lo único que se puede hacer es disfrutar cuando tenemos la fortuna de nuestro lado, y aprender cuando no lo está, como todo en la vida, porque el amor, por muy potente que sea, no deja de ser otra faceta más de nuestras vidas.

5 comentarios:

  1. Oh, sencillamente alucinante. Sin palabras, hallando las adecuadas para hacer referencia a tal texto.

    ResponderEliminar
  2. Oh Choul, me ha encantado y me parece el día adecuado para este texto :)

    El amor es maravilloso y destructivo a partes iguales. Precisamente porque es algo que vivamos queramos o no... Podemos decidir qué vamos a hacer mañana, si iremos a tal sitio o al otro, pero los sentimientos son algo tan fuerte que no podemos tomar parte consciente en ellos, simplemente... vienen.

    Y cuando se rompe parece que nos arrancan un pedazo de nosotros, es como si nos quitaran una parte de nosotros mismos que, creemos, jamás recuperaremos. Pero caer sólo significa experiencia para poder avanzar la próxima vez.

    Y... podría estar horas dándote charlas metafísicas de las mías, así que simplemente acabaré como empecé... ¡Me ha encantado! :)

    ResponderEliminar
  3. Siento discrepar nada más empezar a leer el texto. ‘’Siendo hoy una fecha tan señalada…’’ No lo es, en realidad. No para muchas personas que no viven de acuerdo con ello o que, simplemente, carecen de sentimientos o afección a este tipo de celebraciones.

    Aun así, en las siguientes líneas, me parece fascinante la manera en cómo describes lo que es el amor para ti, lo que te representa y lo que has adquirido de él. Simplemente genial, sencillo, enternecedor… Y las palabras que usas para enfocar y describir el miedo que viene intrínseco al hecho de enamorarse son tan claras y precisas que no requieren de más para poder ser interpretadas. Me deleita tu visión del amor, del enamoramiento y de todo lo que ello comporta.

    El amor es lo que nos mantiene en pie, pero también lo que nos hunde en la más absoluta de las miserias. Si encontramos ese amor que sea capaz de mantenernos mínimamente a flote, ya tendremos la más exquisita y esencial de las razones por las que merece la pena vivir.

    Me gusta tu manera de expresarte, Soul, y una vez más, gracias por querer compartirlo conmigo, es un placer.

    ResponderEliminar
  4. "El amor es sufrido y considerado, nunca es celoso. El amor no es jactancioso o engreído, nunca es grosero o egoista, nunca se ofende ni es resentido. El amor no haya placer en los pecados de los demás y se deleita en la verdad. Siempre está dispuestpo a escusar, confiar, esperar, soportar todo lo que venga".

    MANDY MOORE.

    Nada más que añadir.

    ResponderEliminar
  5. Eres una criatura extraña. Definitivamente estas lleno de sorpresas, si bien no comparto mucho tu idea del amor, es refrescante leer otras opiniones para así tal vez tener otro punto de vista. Por cierto, podrías actualizar más esto ¬¬

    ResponderEliminar

Pues eso