7 feb. 2011

Alma del guerrero


Si me preguntasen hace siglos cuál es mi vocación, cuál es mi oficio, mi razón de ser, sin duda respondería: guerrero. ¿Por qué guerrero? a partir de aquí hablaré de mí en tercera persona, ya que me siento más cómodo de esa forma. El destino, caprichoso como él solo, le ha entrenado en cierto modo para ello, le ha hecho poseedor de cualidades propias de seres batalladores e incansables. Crecido en un entorno conflictivo, no sólo familiar sino a nivel de vecindad, de barrio, crearon en él un sentido de la competitividad que se ha ido desarrollando a medida que avanzan los años, y siente una necesidad imperiosa de superarse, de ser implacable, de ganar batallas con serenidad, de que no le tiemble el pulso, invencible. Solitario desde edades muy tempranas, maestro del desapego, añadido a cierto egoísmo y egocentrismo, evitan que cualquier otra persona pueda trastocar sus planes, siguiendo el orden establecido por él mismo. Deshumanizado, acostumbrado a ver a la muerte y el dolor de cerca, no le producen ninguna impresión. Temerario, su vida es una más, no le da demasiada importancia, ante los ojos de la muerte somos todos iguales. Mezquindad, crueldad, alguien que no aprecia su propia vida ¿cómo va a apreciar la de los demás? No le temblará el pulso a la hora de aplastar a quien se interponga en su camino. Carencia de temor, habiendo vivido y superado algunas de las pesadillas de cualquier persona común, ha perdido el miedo a las mismas, a lo único que teme es a perder su independencia, a no poder valerse por sí mismo, a no poder dar el 100%, porque sabe que siempre que pueda darlo todo de sí mismo, pocas cosas pueden haber que se le resistan; además de cada caída, cada mala experiencia, ha salido reforzado y con las cosas más claras, tornando una desventura en su favor. Ambición, siempre está dispuesto a aprender nuevas técnicas y estrategias para no dar oportunidad alguna a sus rivales. Honor, no le gustan los enfrentamientos en desventaja, los abusos, no se puede aprender de una batalla que desde el principio está ganada. Templanza, no es fácil que pierda los nervios, está tranquilo y sabe en cada momento qué tiene que hacer. Tenaz, nunca da un paso atrás, no se rinde mientras el objetivo valga la pena, antes la muerte que la retirada. Todas estas son sus principales cualidades de guerrero, las cuales aún debe mejorar, y adquirir otras, como saber separar cabeza y corazón. No es un guerrero perfecto, ni mucho menos, pero como buen guerrero luchará para acercarse lo más posible a esa anhelada perfección, que le convertirá en un ser fuera de lo común, tiene tiempo por delante para conseguirlo, sólo hay que seguir como hasta ahora, superando batalla tras batalla los obstáculos que se le pongan en frente, reforzándose tras cada victoria, aprendiendo tras cada derrota, así se forja un verdadero guerrero.

5 comentarios:

  1. Impresionante, Soul. Todo un honor y placer que me hayas permitido introducirme más aún en tu mundo, de este modo que pone de manifiesto tantas cosas de ti.

    Espero que no sea preciso decirte que me gusta muchísimo tu modo de expresarte y narrar; ya suponía de ante mano de lo que eras capaz, no has fallado a mis expectativas. Y, desde lo más sincero, te invito a que continues con ello. Te hará muy bien desarrollar dicha facultad de este modo, a la par que te abstraes y reflexionas sobre tu vida.

    Una primera entrada y carta de presentación muy original, mis felicitaciones :).

    DarkWolf.

    ResponderEliminar
  2. La que la para de pecho a los colorados7 de febrero de 2011, 10:03

    Lo primero que he de decirte es que me he descojonado con el encabezado de tu blog, "...lo que viene siendo la cabeza". Eres mongolo, pero te quielo.

    Lo segundo es que es gracioso porque es verdad.

    Y lo tercero... Estás tan acostumbrado a lo que te ha tocado vivir que anteriormente no podías verlo de otra forma. Y me refiero a lo de dejar pasar oportunidades, a lo de no querer tener esperanza. Hoy por hoy eso ya no es así. Ya no eres un desalmado, como dice tu blog por ahí arriba. Has experimentado cosas que te han hecho expandir tus propios horizontes. Y por mínimo que esto fuera o pareciera, te has dado cuenta de que merece la pena.
    Estás dispuesto a intentarlo, a procurar tu propia felicidad aunque duela. A no echarte atrás, en definitiva.

    Y todo esto a mí me llena de orgullo y satisfacción. Me congratula de tal manera que me cago aquí mismo, ¿entiendes lo que quiero decir?

    ;*


    Silúrë

    ResponderEliminar
  3. ¡Queso!

    A ver... Para empesar, compañero... ¡Me gusta como escribes! Y es cierto lo del ego, la gente que habla de sí mismo en tercera persona suele ser un poco egocéntrica xD (Noj también ha pecado de éso, jorjorjorjor)

    Para seguir... Tú descripción está bastante elaborada y un primer texto así como de "presentación" está muy guay...

    En resumidas cuentas, que me ha gustao lo que he leído, oshe...

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Pos llo vengo a disí máh o menoh lo mismo que esta jentusah.

    No, en serio, me ha encantado. Una elaborada descripción, las palabras correctas. En definitiva: una buena introducción a un blog que, estoy segura, será muy grande.

    Lo único que te diría es que, leyendo, se me nubla la vista. Pa' que lo sepas, ná más.
    Sigue escribiendo como lo haces, sigue siendo como eres. Haz que esa parte que poco a poco, estás arrancando de ti, desaparezca por completo. Eres una maravillosa persona...




    ...y por lo que veo, un magnifico escritor.
    Te quiero.

    Jenns.

    ResponderEliminar
  5. Pues no me he leído nada pero hace bulto y ¿que no es bonito, petit? Es una prueba de todo el hamor que te puedo dejar sorber a cucharita, Adelaida. A hablar de mi libro vengo.
    Felisidades por su MEVblog, susio güei nigga.
    I vaaan.

    Questoy muy loca, te lo dejo como anónimo y es mentira.

    P.D. Ya si eso con tiempo me embebo de la magnifisiensia de sus palabras, querisdo mío.

    ResponderEliminar

Pues eso