16 dic. 2011

Pecados Capitales

Tal vez sorprenda que yo, siendo ateo, dedique una entrada en mi blog a los pecados capitales, ya que los pecados capitales son una clasificación de los vicios mencionados en las primeras enseñanzas del cristianismo para educar a sus seguidores acerca de la moral cristiana. Sin embargo mi visión de los pecados capitales es bastante distinta (aunque coincide con la visión cristiana en que se trata de algo negativo) y no tiene que ver con tratar de educar a nadie, si no que tiene que ver con que se trata de debilidades del ser humano. A continuación explicaré a qué me refiero, puntualizando en cada pecado capital.


Lujuria
La lujuria, opino que es negativa en el momento en que se convierte en adicción, adicción al sexo. Las adicciones, como bien explicaré después, son debilidades. En cuanto a los pensamientos de índole sexual no encuentro ningún problema.

Gula
Afición por comer, glotonería innecesaria, en cierto modo también adicción. Otra debilidad. Puede traer problemas de salud además de ansiedad cuando no hay nada para saciarse. Es totalmente innecesario.

Avaricia
El avaro siempre trata de tener más que los demás, y cuando tiene, sólo quiere más. La pregunta en este caso es simple: ¿Por qué? ¿Qué necesidad hay? Una cosa es ser ambicioso y querer conseguir algo más de lo que se tiene, pero alguien ambicioso ha de saber que no siempre se ganará, que hay altibajos y obstáculos, y que habrá momentos en que hay que ir tirando con lo que se tiene, antes de aspirar a más. El avaro esto no lo ve, está totalmente cegado, no piensa con claridad.

Pereza
Uno de los más habituales. Creo que es evidente el hecho de que es una debilidad totalmente innecesaria, que te impide mejorar o conseguir aquello que deseas. Para eso hay que dar un primer paso, ese paso que la pereza muchas veces impide.

Ira
La ira, muchas veces debida a una falta de autocontrol y de paciencia, es muy negativa. Lleva a las personas a querer tomarse la justicia por su mano, y alimenta el odio o el rencor, cosas que yo personalmente rechazo en su totalidad. Aquel que siente la ira no sabe reaccionar con serenidad y de una forma madura ante los acontecimientos, es débil, está a merced de ello.

Envidia
Este es personalmente el que más me desagrada. Muy propio de gente insegura que se ve a sí misma incapaz de conseguir aquello que desea, mientras surge un sentimiento de desprecio (y en ocasiones hasta odio) hacia aquellos que sí han sido capaces. Todo el mundo es perfectamente capaz, sólo hay que proponérselo y saber cómo hacerlo. Además el estar pendiente de lo que hacen o tienen los demás hace que te olvides de ti mismo, y por lo tanto no veas que el problema está dentro de ti, y es eso lo que debes cambiar. Saber apreciar lo que sí tienes, y que a mucha gente seguro que le falta.

Soberbia
La soberbia, es un ego desmesurado, muchas veces dirigido a estar por encima de los demás, por el simple hecho de ser admirado. Es totalmente innecesario, el soberbio tratará de llamar la atención, y si no se la dan le sentará mal, con toda seguridad. Y repito las mismas preguntas de antes: ¿Por qué? ¿Qué necesidad hay? Además el soberbio nunca se “rebajará” a dar la razón, tragarse su orgullo o pedir perdón. No es objetivo ni imparcial. Es débil y está a merced de la opinión ajena.


Estos son los pecados capitales y mi forma de verlos. Como se puede observar, son todos prescindibles, debilidades propias del ser humano, que pueden ser perfectamente solucionadas si realmente se desea. Algunos de estos pecados se tratan de adicciones, que como bien he dicho antes, también considero debilidades. El ser humano ha de poder adaptarse y vivir con las mínimas necesidades posibles, nunca se sabe cuándo no vas a poder disponer de los recursos necesarios para saciar esas adicciones, deben ser evitadas y eliminadas, sin excepción.
Otros pecados tienen que ver con la visión que se tiene de los demás. Creo que el problema de la gente en general es que está demasiado pendiente de lo que hacen los demás, y lo que piensen de ellos, esto es el inicio de muchos problemas. Lo importante es estar bien con uno mismo, no lo olvidemos.

En definitiva, los pecados capitales hacen débil a la persona, y producen un efecto negativo. Yo personalmente intento mejorar cada día, por eso he conseguido solucionar todos estos problemas por mi cuenta, y me siento muy a gusto conmigo mismo. Mi calidad de vida ha mejorado mucho. Creo que todo el mundo debería probar a hacer lo mismo, no se arrepentirán.

2 comentarios:

  1. al final será cierto que un extraño pueda ayudarte más de lo que hace alguien de tu entorno. sigue escribiendo.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrada. los pecados capitales hacen débil a la persona"

    ResponderEliminar

Pues eso